EL RETORNO DE LA MALARIA

La malaria está erradicada en España desde hace medio siglo y, aunque por el momento los únicos casos que se han dado son importados de otros países, la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (Anecpla) asegura que es necesario permanecer atentos ante el riesgo de la introducción de la enfermedad como consecuencia de la globalización y el calentamiento.
La afección se transmite por la picadura del mosquito Anopheles y entre otros síntomas provoca escalofríos, sudoración, dolor de cabeza, vómitos, diarreas y dolores musculares. Y en los casos más graves, puede derivar en cuadros de insuficiencia renal o hepática, trastornos del sistema nervioso central e incluso en estados de coma, lo que la hace especialmente peligrosa.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la malaria o paludismo está presente en cerca de un centenar de países, lo que pone en riesgo al 50 por ciento de la población mundial. Afecta especialmente a África, aunque también a Asia, América Latina, Oriente Medio e incluso en algunas regiones de Europa.
En España, informan los expertos en plagas, el número de casos importados de paludismo va en aumento, probablemente por el incremento de los viajes e inmigrantes a países endémicos, pero «el riesgo de transmisión autóctona sigue siendo muy bajo». El problema, según apuntan, es que por su cercanía con el continente africano y su climatología es uno de los Estados en riesgo y, no en vano, en 2010 se registró el primer contagio desde la erradicación de esta enfermedad en 1964, que fue aislado y sin ningún riesgo para la población.
En Grecia, en 2011 se registró el primer gran brote en el continente en casi medio siglo, con 61 afectados, que los expertos atribuyeron a fallos en los sistemas de control. «Las autoridades sanitarias y el sector deben permanecer muy atentos, ya que casi medio siglo después de la erradicación enfermedades como la malaria en el continente europeo, los mosquitos vuelven a ser transmisores de la enfermedad», recordó.

Los comentarios están cerrados.